topTop

Minya Konka - Gongga Shan 2013

alpinism
Alpinism
real time over
Tuesday, October 1, 2013 to Sunday, November 10, 2013

Massif:

Altitude: 
7.556m.
Average: 4.8 (10 votes)

La Expedición Minya Konka 2013, ha terminado. Los meses de preparativos, búsquedas de permisos de ascensión, visados, dinero, permisos laborales etc, han quedado atrás, y nuestros sueños, en nada...¡¡¡¿en nada?!!!

Ha sido una experiencia única e irrepetible que nos ha hecho disfrutar de momentos increíbles, conocer una cordillera olvidada por el alpinismo occidental, pasar buenos y malos ratos, duros y divertidos, de sorpresa, infinitas y nuevas impresiones que van conformando nuestro baúl vivencias.

Llegamos a Chengdú el día 2 de octubre, descubriendo una ciudad de ¡más de 14 millones de habitantes! de la que apenas habíamos oído hablar antes. Rascacielos y centros comerciales contrastaban con mercadillos tradicionales donde encontrar de todo.

Dos días más tarde salimos en un autobús destartalado hasta Sangmuju, aldea tibetana al oeste de la provincia de Sichuan, muy próxima a la frontera con el Tíbet, y ya situada junto a la Cordillera Hengduan, donde se encuentra el Minya Konka.

image

En esta aldea, a 3700m, pasamos unos días preparando nuestra aclimatación. Desde aquí salimos en furgonetas hasta la aldea de Zimei, para llegar a la cual cruzamos el collado del mismo nombre, a 4500m. Es un mirador magnífico sobre la montaña y nos ofreció las primeras vistas de la ruta que nos proponíamos ascender.

En Zimei iniciamos el camino a pie: sólo unas horas de marcha por un magnífico bosque nos dejaron en el Monasterio Gonga. Este monasterio, reconstruído tras la destrucción que previamente había sufrido durante los inicios de la revolución cultural china, está actualmente habitado por unos pocos monjes que nos ofrecieron su hospitalidad por una noche.

Itinerario

A la mañana siguiente, 11 de octubre, salimos hacia el campamento base, que esperábamos instalar a 4300m, ya al pie de la montaña. Nuestro material, (incluyendo la comida del grupo, material del cocinero, oficial de enlace e intérprete, tienda cocina etc.) fue transportado a lomos de 21 caballos y esa tarde llegamos a la base de la montaña, donde una pradera cubierta por la última nevada y un riachuelo próximo prometían una estancia muy cómoda.

El día 12, tras organizar el campamento, hicimos un corto paseo de aclimatación: apenas subimos 300m, pero la hipoxia ya se hizo notar, advirtiéndonos que debíamos ser prudentes. El itinerario hasta el campamento I no estaba muy claro: había que remontar unos 600m de terreno morrénico, pasar bajo una ladera rocosa donde los desprendimientos eran frecuentes y remontarla por el punto más débil y a la vez más seguro. Después teníamos que flanquear hacia la derecha por una vira nevada que ya permitía acceder a un corredor de nieve que en unos 300m más nos dejaba en un colladito donde instalaríamo­s las tiendas. Nuestro propósito era aprovisionar lo mejor posible el campamento I a 5300m, para desde allí, alcanzar la arista a 6000m. En la arista dejaríamos una tienda y a partir de ahí teníamos intención de continuar hacia la cima de manera itinerante, sin establecer campos fijos. Cada cordada sería autónoma, trasladando su tienda, comida y material hasta los emplazamientos superiores. Hasta este campamento hicimos en total tres porteos, al final de los cuales nos quedamos ya a dormir.

En este tramo de unos 1000m de desnivel, instalamos aproximadamente 100m de cuerda fija: 30 m en el segmento rocoso de la ascensión y unos 70 en la parte superior del corredor que daba acceso al campamento. El tiempo hasta ese momento había sido muy variable: amanecía bueno y luego empeoraba a lo largo del día o al revés. Nos resultaba un poco impredecible su evolución, pues un día despejado al amanecer se podía convertir en una gran nevada por la tarde y aunque la temperatura no era extremadamente baja, la humedad reinante generaba un ambiente muy frío.

Con frecuencia encontrábamos el río totalmente seco por las mañanas debido a las heladas nocturnas.

Cuando equipamos el campamento I creímos haber avanzado mucho. El emplazamiento era muy estrecho; las tres tiendas de dos plazas se abrían camino entre la ladera que caía hacia abajo y el muro excavado en la pendiente superior para estar protegidos.

A la mañana siguiente, Miguel Angel Vidal, Jorge Valle y Rosa Real, salimos con un tramo de cuerda fija y la tienda que queríamos instalar en el campamento II, para buscar la mejor ruta. Aparentemente el camino no era difícil: un enorme glaciar colgante ofrecía una buena ruta de acceso, pero a medida que subíamos, nos fuimos dando cuenta de que las condiciones eran mucho peores de lo que esperábamos; se trataba de una ladera helada, con hielo de aspecto oscuro y podrido, donde progresar con cargas pesadas no iba a ser fácil y mucho menos la bajada. Jorge fijo un nuevo tramo de cuerda y prosiguió hasta que llegado un cierto punto se dio media vuelta. Demasiado expuesto pues la pendiente ganaba inclinación a medida que subía. Nos dimos media vuelta esperando poder encontrar otro acceso.

De hecho, Jorge lo intentó por un corredor situado a la izquierda que parecía salvar de forma más suave el tramo de mayor pendiente. Pero tampoco fue así. Llegado un cierto punto confluía con la zona explorada anteriormente retomando las mismas dificultades que nos parecían excesivas para realizar sin cuerdas fijas. Esa noche comenzó a nevar. A la mañana siguiente la huella del día anterior había desaparecido bajo 30cm de nieve y apenas había visibilidad.

Por suerte, por la tarde las nubes se abrieron dejándonos situados entre dos capas lo que resultaba extraño: bajo nosotros había un mar de nubes que cubría el campamento base y sobre nosotros las nubes tampoco nos dejaban ver ni la arista ni la cima del Minya Konka, pero donde nos encontrábamos había una luz magnífica. A la mañana siguiente el tiempo siguió cubierto, esta vez con nubes bajas que nos envolvían sin dejarnos hacer nada. ¡Qué largos se hacen los días de mal tiempo! Atrapados en nuestras estrechas repisas, había que retirar la nieve constantemente para poder abrir la puerta de la tienda. Derretir nieve para hacer agua fue nuestra principal actividad durante esos días. Esa noche recibimos el parte meteorológico por el teléfono vía satélite anunciando viento y mal tiempo para los próximos días con ráfagas de hasta 70km a partir de 7000m. Descorazonador. Aguantamos otro día más donde el tiempo siguió igual: nieve y más nieve.

Los ánimos empezaron a fallar y las dudas a asaltar nuestra cabeza: ¿nos quedarían días suficientes suponiendo que el tiempo mejorase? ¿y cuánto tiempo podría necesitar toda aquella nieve para asentarse? ¿Tendríamos que bajar a por más provisiones, dado que ya llevábamos cuatro noches en el campo I y sólo habíamos subido raciones de alimentos `para 9 o 10 días? Finalmente apareció un día radiante que no coincidía en absoluto con la previsión, pero nuestra decisión ya estaba tomada: nos retirábamos.

El meteorólogo consideraba imposible que tuviésemos una ventana de buen tiempo de 4 o 5 días como necesitábamos y nuestra experiencia así nos lo había demostrado. Preferimos aprovechar aquel día de buen tiempo para desmontar el campamento, recoger todo el material posible e iniciar el descenso al base. Decisión difícil, de la que nunca estás convencido y donde los ojos se te van hacia atrás con frecuencia, pero afortunadamente, las nevadas de los días sucesivos avalaron lo acertada de la misma.

Una semana más tarde estábamos de regreso en Chengdu, dando por finalizada la expedición.

Comments

DanielSan's picture

Si el otro día comentaba que la vista satélite es un flipe, para saber la altitud, poned el mapa en modo relieve, y te salen las cotas para tener una idea aproximada de por dónde andan.

Llegando al campo base, no Carlos? Parece que todo bien!

Camine o siéntese, pero no se tambalee...

DanielSan's picture

Campo base, señores! ;-)

Suerte y fuerza!

Camine o siéntese, pero no se tambalee...

DanielSan's picture

Creo que estaba previsto montar el campo1 a 5.300m y parece que lo han hecho sobre esa cota. Todo bien.

Camine o siéntese, pero no se tambalee...

Juanvi Hoyos Fuentes's picture

¡Ánimo amigos!

Juanvi Hoyos

Carlos Tudela's picture

Bueno parece que por ahora no han pasado de la cota 5.400, según la ultima información el tiempo que les está haciendo hasta el momento era bueno. Esto nunca se como interpretarlo, ya que si en la aproximación es bueno, una vez en la montaña hay mas posibilidades de que emperore, el tiempo siempre va de malo a buenos y de buano a malo. Esperemos que tengan suerte.

He colgado una foto en la cabecera de la página donde podemos ver la ubicación de los campos, altitud, y el recorrido. TODO es aproximado, lo he puesto con la intención de poder hacernos una idea tal y nos nos lleguen las noticias.

Bueno les deseo mucha, pero mucha suerte.

Carlos

DanielSan's picture

La meteo que obtiene la página (bajo el menú izquierdo), es relativa a la estación más cercana al punto de actividad, por lo que en este caso no tengo del todo claro dónde estará, pero contando con que esté cerca, dan un poquito de nieve y fresquete, así que a esa altitud estará frío, no sé qué precipitación pueden tener, pero parece que no mucha.

A ver si se animan a encenderlo y vemos qué tal les va!

;-)

Saludos,

Camine o siéntese, pero no se tambalee...

DanielSan's picture

Parece que la meteo ha cambiado bastante. Para mañana dan 14cm de nieve y -2º, el miércoles -8º, y esto donde esté la estación, que supongo que ahí arriba la cosa cambiará bastante. Estarán provisionando bien el C1? Se les habrá caído el cacharro? (jeje). Llevan 7 días sin mandar markers.

Ánimo y fuerza!

Camine o siéntese, pero no se tambalee...

Pages

Add comment

Log in or register to post comments